martes, 5 de agosto de 2014

Lo que la nieve esconde

 Confía en quienes buscan la verdad y desconfía de los que dicen haberla encontrado

 Cada verano, mientras disfruto de unos días de vacaciones rodeado de montañas, ibones, crestas nevadas y una temperatura envidiada en el resto del país, leo el premio Desnivel del año anterior. No sé muy bien si es una manía o una tradición o, simplemente, un capricho. Pero ya son tres años siguiendo este ritual lector que espero se extienda muchos años más en el tiempo por dos motivos: la salud del premio Desnivel y mis vacaciones entre montañas. Este año tocaba Lo que la nieve esconde, de Jokin Azketa, premio Desnivel 2013.

Se trata en este caso de una historia vital de varios personajes en la que la montaña es una excusa que de alguna manera, reune a los protagonistas. Norman, un famoso escritor de libros de montaña que jamás ha pisado una, Patrick, un joven incomprendido e incomprensible que intenta escapar de todo y todos cuanto le rodean, Paul, un amigo positivo y feliz con el que se embarca en una expedición al Himalaya y otro amigo con el que comparte un secreto inconfesable. Pero el meollo de la trama está en sus vidas interiores, sus relaciones y las ambiciones que cada uno tiene y para cuya consecución no todo vale.


Mi impresión personal sobre el libro no es buena. Y creo que en parte se debe a que esperaba un libro de montaña, y me he encontrado un libro de reflexiones personales y personajes atormentados donde la divagación y los pensamientos internos superan en buena medida a la aventura de montaña que yo esperaba encontrar. En algún momento me parece también algo pretencioso en cuanto a las reflexiones que nos plantea el autor. En su defensa debo decir que el final que se plantea salva los muebles de un libro, bajo mi opinión, mediocre.


...los dos van espoleados por sus diferentes grados de rabia, una furia que tal vez también sirva de combustible para alcanzar una cima.

domingo, 27 de julio de 2014

Ébano de Riszard Kapuscinski

¿Mi patria? Mi patria está allí donde llueve

Me siento cómodamente en el sofá del salón de mi casa a disfrutar de un rato de lectura, en este caso toca el libro Ébano de Ryszard Kapuscinski, que nos relata las andanzas de este periodista polaco por los confines del continente africano. Y leo como millones de personas no tienen ni un palmo de terreno para sentarse porque está siendo abrasado por el sol. Y su hogar lo constituye el recipiente que llevan encima de la cabeza y los cuatro harapos que malamente cubren una ínfima parte de su cuerpo.

Levanto la vista del libro y veo encima de mi mesa una cerveza fría y unas aceitunas con anchoa que me he preparado para picar mientras leo. Y al seguir leyendo descubro que millones de personas sólo comen un puñado de arroz al día, y eso siempre que lo tengan, porque algún día sólo podrán soñar con ese mísero puñado de arroz hervido debido a las sequías, las guerras, los incendios,...

Paro nuevamente de leer y reflexiono sobre la seguridad que siento al estar en mi casa. Es mi territorio, estoy a gusto y seguro en ella. Pues millones de personas en África son sacadas de sus chozas a golpe de fusil para ser violadas, masacradas, torturadas, asesinadas,... sin ningún motivo. Simplemente son pobres y estaban ahí.


Un sentimiento de colaboración me embarga al leer estas páginas de Ébano. Colaborar con alguna de las ONG's que se desviven por llevar algo de esperanza a estos pueblos deseperanzados. Y una vez más leo como esto tampoco es tan sencillo ni eficaz. Los caciques que pululan por toda África, conocidos como "señores de la guerra" (Warlords) se quedan con la mayor parte de la ayuda humanitaria que llega del exterior. Y si no fuera así no permitirían a nadie pasar por sus tierras con el resto de las migajas que quedan de la ayuda del primer mundo.


Todo es muy complejo en África. Lo único claro y sencillo de entender es la miseria y la pobreza que corroe a todo el continente desde sus mismas entrañas. Y este libro lo pone de manifiesto de una manera clara y eficaz. Nos ofrece una visión del África negra como sólo puede transmitir quien ha vivido allí como uno más de allí.

Aquí, la vida es un esfuerzo continuo, un intento incesante de encontrar ese equilibrio tan frágil, endeble y quebradizo entre supervivencia y aniquilación.

miércoles, 9 de julio de 2014

Operación Dulce

Una vez más aparece en escena, y deseemos que no sea la última, Ian McEwan con nueva y esperada novela después de Solar, pero con un estilo particular propio de sus últimos trabajos. 

Y en ésta dando un giro maestro y adentrándose y adentrándonos en la mente de una funcionaria de los servicios secretos ingleses MI5, que de pronto pasa a convertirse en agente secreto. Pero aunque la intriga típica de las novelas de espías está presente en el libro, lo que lo hace especial y diferente son los sentimientos, vivencias y emociones de la protagonista. Como vive cada situación personal, sus relaciones personales, de pareja y de amistad, con sus padres, su hermana, su víctima. Y McEwan se mete en el pellejo de la mujer y nos hace partícipes de su ser interno, con maestría de gran narrador.


Podemos saber en cada momento como piensa Serena Frome, como su mente matemática de formación, pero literaria de devoción, afronta las difíciles situaciones que le van tocando vivir en los complicados años 70 en plena Guerra Fría desde unos servicios secretos. Y el amor y la literatura que aparecen para complicarlo todo más aun si cabe.

Pero la pura historia no está exenta de interés y el final nos depara una cabriola dialéctica digna de este escritor. Creo que este libro no defraudará a sus lectores habituales (como no me ha defraudado a mi) y descubrirán un magnífico libro los que por primera vez se acerquen al autor. Aunque como ya he comentado en otras ocasiones, Expiación es la obra necesaria para engancharse a este autor inglés consagrado ya como un clásico de las letras inglesas.



"Me acomodé en mi butaca, ajusté mi nueva lámpara de lectura y cogí mi marcador fetiche"
Serena Frome

martes, 3 de junio de 2014

Rumbo al Cosmos. Los secretos de la Astronaútica

Este es un libro muy recomendable por varias razones:

- Su autor, el ingeniero aeronaútico Javier Casado ha recogido diversos artículos divulgativos sobre astronaútica en este magnífico libro. Son artículos amenos y ordenados por materia. Son fácilmente comprensibles para cualquier aficionado y descubren un montón de secretos y curiosidas realmente sorprendentes.
- Se puede descargar gratuitamente desde el blog del autor (pincha aquí para verlo) y sólo pide que si realmente te ha gustado y merece la pena, le hagas una donación vía Paypal.
- Está muy bien ilustrado con gráficos y fotos de procedencias diversas, algunas de un prestigio tan sonado como la NASA o la ESA.

Está muy bien documentado y acerca el mundo de la astronaútica y el espacio de una manera clara y amena. Además incluye capítulos con la historia de los avances tecnológicos, lo que nos permite comprender de donde surgieron y porqué surgieron. Resulta especialemente llamativa la evolución histórica de los cohetes, que se desarrollaron de manera excepcional durante la Segunda Guerra Mundial, lo que convirtió a los alemanes en auténticos expertos, que una vez acabada la guerra, dirigieron a los equipos que trabajaban en la NASA en EEUU. 

El libro contiene multitud de fotos y esquemas que nos hace comprender de forma clara los conceptos más intricados.

Igualmente recomendable resulta el blog del autor: El espacio de Javier Casado, donde sigue comentando de manera amena y comprensible temas de actualidad astronaútica.

jueves, 29 de mayo de 2014

La vida de las abejas

Estamos hechos de tal modo que nada nos arrastra más lejos ni a mayor altura que los saltos de nuestros errores

La gran ventaja que tiene participar en talleres de lectura es que llegas a leer libros que jamás hubieran estado entre tus preferencias de no ser por la aportación de un grupo de lectores, entre los que se encuentran gentes de todo tipo y con muchos intereses distintos y una sola pasión: LEER. En muchos casos es que ni siquiera hubiera oído hablar de algunos de los libros propuestos. Esto es lo que me ha sucedido con el libro que nos ocupa, "La vida de las abejas" de Maurice Maeterlink, propuesto en el taller de lectura de mayo de la página PapyreFB2. Me pareció curioso y me lancé a su lectura, así que ahora toca comentar mis impresiones.

Resulta ser una pequeña joya del dramaturgo belga, gran aficionado a la apicultura (y a la naturaleza en genenal desde un punto de vista filosófico) y que en este libro, escrito en 1901, nos expone tanto sus conocimientos sobre el mundo de las abejas, como su comparación con el ser humano y nuestra sociedad. Este puede ser el punto fuerte e interesante del libro, aunque en algunos pasajes la divagación del autor lo hace un poco enrevesado y difícil de seguir. En cualquier caso resulta muy original dicha comparación, pues ambas son sociedades altamente organizadas y en las que la dependencia de los individuos de la sociedad resulta imprescindible. Cabe decir que no son siempre los humanos los que se llevan la mejor parte de la comparación.


En ambas sociedades existen individuos que trabajan sin parar para el bien de la comunidad, producen alimento, mantienen las condiciones de vida necesarias, construyen los habitáculos. Pero hay otro grupo de individuos que viven de los que otros producen y ellos se dedican, la mayor parte del tiempo, a comer, descansar y volver a empezar. Esta descripción igual vale para las sociedades humanas como para las de las abejas.

Pero no faltan capítulos enteros dedicados solamente a las abejas, su vida, su organización, sus métodos de supervivencia, la sustitución de la reina, la enjambrazón o división de los enjambres, el papel de cada miembro en la comunidad, la inutilidad de los zánganos en la vida comunal, la construcción de la colmena, la manipulación del apicultor,... No podremos volver a saborear la miel de la misma manera después de la lectura del libro.


Posiblemente por mi mentalidad cientifista, los pasajes que más he disfrutado son aquellos en los que se describen la abejas y su vida, como se organizan, especies, etc. Algún capítulo en los que el autor divaga sobre la comparación de la vida de las abejas y la nuestra se me ha hecho más pesado e incluso creo que en alguna ocasión esa comparación ha sido forzada. En cualquier caso es un libro que recomendaría para su lectura.

viernes, 23 de mayo de 2014

DIEZ FRASES DE MAFALDA PARA RECORDAR


FUENTE DE SABIDURÍA INAGOTABLE, EL CÉLEBRE PERSONAJE CREADO POR QUINO NOS HA REGALADO FRASES IMPRESCINDIBLES PARA LA VIDA DIARIA.



Seguro que han dicho eso de "Paren el mundo, que me quiero bajar" en más de una ocasión. La frase salió por primera vez de la boca de Mafalda, la niña filósofa con aversión a la sopa más famosa del mundo. O más bien de la pluma de su padre, Quino. Aprovechando que el dibujante y humorista argentino ha sido galardonado este miércoles con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2014, con sumo placer buceamos en todas esas perlas cargadas de lucidez, verdad y sentido común que nos ha regalado a través de Mafalda, para destacar un puñado de ellas que cualquier persona moderna debería aplicar sin reparos en su día a día.
Sin duda, lo primero que aconsejamos copiar de la cría es su mismo espíritu (¿hemos dicho cría? Ya no tanto: este año celebra su 50 aniversario). El jurado de los premios la ha definido como un ser "inteligente, irónico, inconformista, contestatario y sensible, que percibe la complejidad del mundo desde la sencillez de los ojos infantiles". Aquí van una decena de sus principios ineludibles:

1.- Deja de instalarte en los recuerdos y mira con energía al presente y el futuro, porque lo mejor está por llegar siempre. O como diría Mafalda: "No es cierto que todo tiempo pasado fue mejor. Lo que pasaba era que los que estaban peor todavía no se habían dado cuenta".

2.- "Como siempre: lo urgente no deja tiempo para lo importante". Una máxima perfecta para darse cuenta de dónde debes poner tus esfuerzos y tiempo en este mundo hiperconectado y estresado en el que vivimos hoy.

3.- La actitud positiva lo es todo, hasta para dar en las narices a los demás: "Comienza el día con una sonrisa y verás lo divertido que es ir por ahí desentonando con todo el mundo". Y por si te quedan dudas, otra frase esta vez de Miguelito: "Yo, lo que quiero que me salga bien es la vida".

4.- Eres único. Recuérdalo. "Dicen que el hombre es un animal de costumbres, más bien de costumbre el hombre es un animal".

5.- Eso sí, también hay que ser humildes y sinceros. "Admitir que se está equivocado es el harakiri del orgullo".

6.- No dejes que los demás, la situación económica o la desidia decidan por ti porque... "Sería lindo despertar un día y encontrarse con que la vida de uno depende de uno".

7.- ¿Fashion victims? Hasta cierto punto, pero no como para eclipsar lo que eres. "¿No será acaso que esta vida moderna está teniendo más de moderna que de vida?".

8.- Conserva y mira de vez en cuando al niño que llevas dentro. No hay que ponerse siempre el bigote. Y ve quemando etapas. "La vida no debería despojarlo a uno de la niñez sin antes darle un buen puesto en la juventud".

9.- ¿Quién dijo crisis de los 40? "La vida empieza a los cuarenta (lee en un periódico). ¿Y entonces para qué cuernos nos hacen venir con tanta anticipación?".

10.- Sé fiel a tus principios. "A medio mundo le gustan los perros, y hasta el día de hoy nadie sabe qué quiere decir guau", le dice Manolito cuando éste critica que le gustan los Beatles si ni siquiera entiende lo que dicen.


Joaquín Salvador Lavado, "Quino" (Ciudad de Mendoza, Argentina en 1963) ha obtenido el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. El jurado, que dudó hasta el último momento entre tres candidatos, ha destacado el valor educativo y la dimensión universal de su obra. Además, considera que "los lúcidos mensajes de la famosa tira cómica siguen vigente por combinar con sabiduría la simplicidad en el trazo del dibujo con la profundidad de pensamiento".


Quino comenzó su carrera desde bien abajo. "El día que publiqué mi primera página -dijo un día- pasé el momento más feliz de mi vida". Años de penurias económicas, de vagabundeo por editoriales con sus dibujos bajo el brazo, tuvieron que pasar para que publicase su primer dibujo. Ocurrió en 1954. Antes, este argentino de la región andina de Mendoza, había ido alimentando su sueño en privado, garabateando los mismos papeles una y otra vez, hasta que, con dieciocho años, puedo al fin emigrar a Buenos Aires. Allí empezó a publicar y alcanzó la popularidad. Su situación económica, precaria hasta los cincuenta, mejoró y, poco a poco, en revistas y publicaciones periódicas fue creando fama, ganando lectores.


martes, 20 de mayo de 2014

EL OLVIDO QUE SEREMOS


"Ya somos el olvido que seremos.
El polvo elemental que nos ignora
y que fue el rojo Adán y que es ahora
todos los hombres y que no veremos.
Ya somos en la tumba las dos fechas
del principio y del término, la caja,
la obscena corrupción y la mortaja,
los ritos de la muerte y las endechas.
No soy el insensato que se aferra
al mágico sonido de su nombre;
pienso con esperanza en aquel hombre
que no sabrá que fui sobre la tierra.
Bajo el indiferente azul del cielo
esta meditación es un consuelo"

("El olvido que seremos", un poema de José Luis Borges)

Sólo veinte años después de que otro Héctor Abad, el padre del escritor, fuera tiroteado y asesinado en una calle de Medellín por sicarios paramilitares, ha podido el colombiano Héctor Abad Faciolince (Antioquía, Colombia, 1958) encontrar la voz y el tono requeridos para afrontar este reto personal que supone "El olvido que seremos". El libro es en buena medida un homenaje que Abad le hace al héroe de su vida, el padre cercano, de corazón generoso, compasivo y tolerante, al médico humanista, catedrático universitario, consulto en la Organización Mundial de la Salud, obsesionado por la medicina social preventiva y la extensión de la salud pública a todos los rincones de la ciudad: cuestiones tan básicas (y al parecer tan subversivas) como potabilizar los acueductos o vacunar a los niños de Colombia, y (en un mismo impulso ciudadano): un sentido de la justicia y una valiente defensa de los derechos humanos que en esos años costaba la vida. También el novelista, el hijo, sufrió persecución, algún atentado, y el exilio en Italia tras pasar por Madrid. Héctor Abad narra de un modo equilibrado, preciso y espontáneo, tocado por ese "don colombiano" de contar y fascinar.
Sorprende su tenaz y exhaustiva memoria, el manejo de miles de datos en el empeño de ajustarse a la verdad. Si en toda novela se expone mucho, cuánto más se arriesga aquí en una narración tan paralela a la propia vida. A diferencia de otras figuras paternas literarias en las que el amor del hijo no era correspondido (Kafka, o muy recientemente "Hoy, Júpiter" de Luis Landero), los dos Abad compartieron "amor exagerado" y hasta adoración, pero el autor sabe del carácter trágico de su libro: pues es ya la "carta a una sombra".
La novela huye de dos grandes peligros que podían echarla a perder: una equivocada combinación o distribución de los muchos datos y anécdotas que la volviera aburrida y, sobre todo, el carácter sentimental de una hagiografía paterna. En un equilibrio que divide la obra casi en dos mitades exactas, las loas al padre ceden el paso a un desagarrado y duro relato de cómo se fue cerniendo la anunciada tragedia sobre esta familia, primero con el temprano fallecimiento de Marta, hermana del narrador, a los dieciséis años, y después con el terrible asesinato del padre. La pérdida de Marta da pie a una honda meditación sobre la búsqueda desesperada de consuelo por parte del ser humano en las mayores dificultades que le plantea la vida. Y el relato de cómo se ejecutó el atentado contra su padre, conmocionan al lector tanto por la brutal secuencia del acontecimiento, como por la maestría y la perspectiva elegida a la hora de narrarlo. Es en esta "segunda parte" donde la honestidad intelectual le lleva también a reconocer y desvelar algunos errores del padre y sobre todo los suyos propios: pues el escritor hace un duro análisis de sus muchas cobardías, culpas, limitaciones y carencias, lamentando su pasividad esencial y las lecciones no aprendidas de la vida... Pero la grandeza del libro no reside sólo en componer un gran óleo del padre: la historia mira más lejos y se vuelve denuncia y diagnóstico del "país más violento del mundo" (pág. 205), escenario impune de miles y miles de desaparecidos, torturados, asesinados o exiliados. Abad señala hacia el irresoluble y cruento conflicto secular entre progreso e involución, renovación y tradición, ilustración y catolicismo ancestral, en América Latina. Exalta la tolerancia y critica los dogmatismos, los falsos ídolos y santos, y toda suerte de extremismos religiosos y políticos. El autor parece aspirar a un intento de redención a través de la enumeración fechada de tantas muertes, y muestra hasta qué punto son las palabras nuestras únicas armas: capaces de rescatar, salvar y postergar en lo posible el olvido. Cuando el médico cae desplomado sobre el pavimento de la calle aquel verano de 1987, lleva en su bolsillo la lista de amenazados que lo incluye y, copiado a mano, el célebre poema de Borges que explica el título de este libro, cuyo comienzo es: "Ya somos el olvido que seremos...".
Una hermosa descripción de la figura del padre que aparece en el libro, dice lo siguiente: "Mi padre lloraba sin avergonzarse del llanto, no como los hijos del estoicismo español, sino como héroes homéricos" (pág. 199). Y con esta conmovedora convicción que el buen médico dejó escrita en una carta que su hijo nos regala: "Se justifica vivir si el mundo es un poco mejor, cuando uno muera, como resultado de su trabajo y esfuerzo" (pág. 218).
Otro aspecto que recoge el libro y no me gustaría dejar de destacar, es el amor incondicional de un padre hacia un hijo como forma de ser feliz, "mimar es el mejor sistema educativo":

"Mi papá siempre pensó, y yo lo creo y lo imito, que mimar a los hijos es el mejor sistema educativo. En un cuaderno de apuntes (que yo recogí después de su muerte bajo el título de "Manual de tolerancia") escribió lo siguiente: "Si quieres que tu hijo sea bueno, hazlo feliz, si quieres que sea mejor, hazlo más feliz. Los hacemos felices para que sean buenos y para que luego su bondad aumente su felicidad". Es posible que nadie, ni siquiera los padres, puedan hacer completamente feliz a los hijos. Lo que sí es cierto y seguro que los pueden hacer muy infelices. Él nunca nos golpeó, ni siquiera levemente, a ninguno de nosotros. Si por algo lo puedo criticar es por haberme manifestado y demostrado un amor excesivo, aunque no sé si existe el exceso en el amor... ¿Cuántas personas podrían decir que tuvieron el padre que quisieran tener si volvieran a nacer? Yo lo podría decir.
Ahora pienso que la única receta para poder soportar lo dura que es la vida al cabo de los años, es haber recibido en la infancia mucho amor de los padres. Sin ese amor exagerado que me dio papá, yo hubiera sido alguien mucho menos feliz"



En definitiva este "Olvido que seremos" de Héctor Abad Faciolince es uno de esos libros donde uno podría quedarse a vivir...

martes, 6 de mayo de 2014

RUTA PROHIBIDA

EL CONTRABANDO ENTRE BARRANCOS Y ENCINASOLA 


La práctica de contrabando entre Portugal y España y entre Barrancos y Encinasola, más concretamente, encierra en sí la existencia de un número de historias cuyos relatos no cabrían en este libro.
Historias trágicas algunas de ellas, otras con fuertes evidencias de la perversidad del ser humano, y de falta de sensibilidad con el prójimo; otras, llenas de particularidades cómicas. Todas ellas modelaron la cultura de estas dos localidades fronterizas. Como exponente máximo de esta última situación tenemos la fijación de un gran número de Guardias, originarios de todo el país, que aquí acabaron por construir su familia mezclando aun más la cultura y hábitos de estas dos localidades.

(Pueblo de Encinasola, Huelva. Foto JJ8)

Cuando los guardias apresaban un contrabandista se creaba un clima de cierta crispación en los días siguientes que, no raras veces, terminaba en pequeñas escaramuzas entre familias. Era frecuente el apresamiento de bienes y la prisión para contrabandistas los cuales solo eran liberados gracias a la intervención de algunas figuras bien posicionadas en el medio local. También hay historias de enriquecimiento de ciertos guardias debido a las ofertas que les eran hechas por parte de los contrabandistas más adinerados, a intercambio de cierta permisividad en cuanto al desempeño de las funciones.
El periodo de más apogeo de contrabando (década de los 70) entre estas dos localidades surgió como consecuencia la aparición de nuevas formas de transportar los bienes, debido al mayor desahogo económico de los contrabandistas. Esta práctica era ya entonces vista como una actividad económica donde casi sólo entraban personas con algunas posesiones. Hasta entonces, los productos eran llevados y traídos a pie, lo que hacía que los trueques comerciales fuesen de reducido valor, no despertando el interés de aquellos que poseían una situación familiar/profesional estable, siendo esta actividad de los más necesitados y de los que poseían mayor poderío físico.


        (Barrancos, Portugal, visto desde la Peña de Encinasola, Huelva. Foto JJ8)

La existencia de garitas "casetas" a lo largo de la línea fronteriza entre Portugal y España, está íntimamente ligada con la actividad del contrabando. Construidas sobre el amparo del Estado Nuevo, las garitas se realizaron con el propósito de acoger los Guardias Fiscales que intentaban impedir el fraude y los trueques comerciales al margen de la fiscalización aduanera. No hay en la zona de la raya, tierra en la que no se recuerden historias de contrabando. Unas con un final más feliz y otras menos. Muchos ancianos dicen tener añoranzas del tiempo en que se escondían de los guardias para poder traer para Portugal algunos bienes. Cada contrabandista tenía su propio "sistema" no solo para engañar a los Guardias Fiscales, sino engañar a los "quejicas". Así eran llamadas aquellas personas que denunciaban los contrabandistas y sobre los cuales recaía alguna desconfianza.


 (El puente de Los Cabriles, una referencia histórica en la ruta contrabandista)

Había tabernas en Barrancos donde los contrabandistas pasaban la tarde, comían y diseñaban las estrategias a adoptar durante la travesía de la frontera. "Se comían un trozo de pan y bacalao seco, se bebían unos tragos y se jugaba para pasar el tiempo", recuerdan algunos. Pero no se piense que el contrabando era solo una cosa de hombres, pues también tenía la participación activa de las mujeres. Ellas también atravesaban la frontera clandestinamente y también lo hacían con éxito.
El café, considerado por la comunidad barranqueña como un producto de excelencia, dentro de la actividad contrabandista, era también de fácil circulación en Portugal. La tentativa de restringir las importaciones condicionó fuertemente su consumo en España. Si unimos estos dos elementos al hecho de que el café permite grandes márgenes de comercialización, fácilmente comprenderemos por qué este bien se convirtió en el rey del contrabando. 
Paralelamente y todavía en esta época de posguerra, además del cambio de los productos característicos de contrabando, se modificó también la forma en que esta actividad se ejercía. El café absorbió prácticamente a todos los hombres dispuestos a practicarlo. En España se pueden apuntar casos de poblaciones que prosperaron gracias al café portugués, como ocurrió en Encinasola.



La lista de los principales productos que eran objetos de contrabando de Barrancos para España: café, pan, grano, jabón, judías, tabaco, harina y azúcar. La lista de productos que eran traídos a la vuelta (de España para Barrancos): ropas y tejidos, aceite, utensilios de barro (cocina), carnes y embutidos, turrón y chocolate. Hay que referir que los trueques eran, muchas veces, meramente monetarios. El análisis de los artículos que fueron apuntados como los de mayor peso entre los objetos de contrabando de Portugal para España surgen los productos alimentarios en una primera fase, siendo esto paulatinamente sustituidos por otros de menor valor alimenticio como el café. Esta alteración se debe sobre todo al aumento del nivel de vida de los españoles, en la última etapa de contrabando, situación que facilitó el surgimiento de varios productos de primera necesidad oriundos de España y que pasaban a no ser necesarios su suministro por parte de Portugal. El caso del café es distinto debido a las razones apuntadas. El contrabando del café permitió el enriquecimiento de muchas personas de los dos lados de la frontera.


(Hoy en día se sigue recordando al contrabandista en ambos pueblos (Encinasola y Barrancos). Fotos JJ8)













Además de este interesante libro "Ruta prohibida" (Ediciones Colibrí. Asociación Barranqueña para el Desarrollo) podemos tener más información acerca del contrabando entre estas dos localidades en este documental de Canal Sur TV:





viernes, 11 de abril de 2014

EL HECHIZO DE LA PALABRA


imagen

Obra poética y narrativa. Este es un proyecto solidario donde cada autor cede sus obras únicamente para este proyecto solidario cuyos beneficios irán íntegramente al proyecto humanitario de la Asociación "Madre Coraje". En él colaboran artistas como: José Manuel Díez, Beatriz Osorio Morales, Fernando Lobo, Fernando Polavieja, Jorge Santana, José Antonio Alcedo...


"Una mañana me desperté con un nuevo sueño...tal vez una idea inmadura y romántica...¡Lo que viene a ser un sueño vamos!.
Y, como el de Martin Luther King, era una de esas ideas que no nace del cerebro (que es de donde suelen venir las ideas...al menos eso me enseñaron en el colegio mis perseverantes y queridos maestros) sino que me vino desde el corazón.
No soy rico en posesiones ni valores económicos, pero sin duda sí lo soy (siempre he sido un tipo afortunado) en amigos y en amor, así que pensé que para ser justo y repartir mi riqueza, para que hubiera un poco más de equilibrio en mi mundo, en mi espíritu, y por que no, en el Universo, debía encauzar ese amor, ese regalo que te da la vida, con los más necesitados... con los que sufren, con los que tienen carencias y necesidades.
Sabía que en esta hermosa quimera me iban a acompañar mis amigos...esos que vibran al unísono conmigo...y aquí estamos.
Porque "creemos", "sabemos" que la palabra es un hechizo muy poderoso...y que este pequeño sortilegio va a cambiar el mundo...no lo dudéis.
Este es, sin duda, el principio de una nueva visión del mundo...así lo creo porque lo estoy "viendo"...
Quiero agradecer sobre todo el apoyo y la colaboración incondicional de mis compañeros de La Media Luneta, Juan Manuel Alcedo y Fernando Armario sin los cuales esto no saldría hacia delante...de mi familia, de Ana, Amanda y Judith...que están siempre detrás de todo lo que hago...de Madre Coraje, porque su labor además de necesaria es hermosa...y sobre todo gracias a estos amigos, poetas, músicos, cantautores, escritores, pintores y otras gentes del mal vivir...porque este libro es vuestro desde que la idea primigenia partió del corazón...
Y a tí, amigo lector...que vas a colaborar con un proyecto hermoso...que es solo el principio...

(Prólogo del libro "El hechizo de las palabras" de Alfonso Baro Alcedo)


MALDITA MAÑANA TRISTE

Maldita mañana triste,
siento que se hiela el verso
y se quiebra la palabra.

Veo por la ventana
las nubes llevarse a mi alma,
la sombra, sin luz de mi cuerpo
va cubriéndome la cara.

Cuando llegue al punto cero
y volviendo la mirada
me lloréis unas horas,

Y cuando el tiempo,
que todo lo cura
me borre de vuestras memorias,

Me vengaré de vosotros
haciendo sonar de nuevo,
mi voz y mi guitarra.

("Maldita Mañana Triste", de Fernando Polavieja)

Si quieres colaborar con este proyecto aquí te dejamos el enlace para comprar el libro y colaborar con la Fundación "Madre Coraje":

http://www.obrapropia.com/Obras/1348/EL-HECHIZO-DE-LA-PALABRA#


domingo, 6 de abril de 2014

SI CREES EN MÍ, TE SORPRENDERÉ

"El mundo está lleno de sueños por cumplir: ¡ve a por el tuyo"

Este es el primer libro de la diseñadora tipográfica con síndorme de down y trabajadora de la Fundación Itinerarium Anna Vives, que ha contado con la colaboración de Francesc Miralles para escribirlo, y que ha presentado este lunes acompañada del técnico de la Selección Española de Fútbol, Vicente del Bosque.
El relato cuenta de forma sencilla y amena la historia de superación de Anna, la tercera de un parto de trillizos (aunque solo ella nació con la enfermedad) desde sus primeras dificultades en el colegio hasta alcanzar, entre otros éxitos, el podio de una carrera de Moto GP en compañía de Jorge Lorenzo, quedar tercera en el premio al "catalán del año" o diseñar una tipografía con su nombre que han vestido en sus camisetas jugadores como Messi o Iniesta.


La publicación, que tendrá una versión en audio a cargo de la ONCE para las personas con discapacidad visual, "trata de sueños, de limitaciones, de problemas, pero también de soluciones, capacidades, trabajo en equipo, de integración, de que nadie es más que nadie y de que sin miedo todo se vuelve posible", ha resumido el editor del libro, David Figueras, de la Editorial Planeta.
Figueras ha destacado la "potente y seductora idea" de una sociedad en la que se integren "las capacidades que todos tienen, y no las discapacidades que también tienen todos". "Ella ha conseguido las metas que se ha propuesto junto con el equipo de la Fundación que la ha apoyado a diario y viendo como ella puede, sentimos que todos podemos", ha concluido.
En la misma línea, el hermano de Anna y responsable de la Fundación Itinerarium, Marc Vives, ha recordado que Anna "demuestra que, al igual que Edison en su momento, hace falta intentarlo mil veces para conseguir encender una bombilla".
Marc Vives ha explicado también que, cuando Anna se incorporó al mundo laboral, "empezó a trabajar en un supermercado durante tres meses y era una experiencia negativa porque no le gustaba" pero que, luego, "hizo mecanografía durante cinco meses hasta que no cometía ningún error", para trabajar en la fundación.
"Para estas personas tener trabajo es fundamental, significa formar parte de la normalidad. Anna hace un año estaba triste y ahora la vemos tan contenta que es la primera que llega al trabajo e incluso va al gimnasio y ha adelgazado" explica entre risas.
Por ello, tanto el hermano de Anna como el seleccionador nacional Vicente del Bosque han insistido en la necesidad de que se dé a las persona como Anna una oportunidad de trabajar dado que solo el 5% de las personas con Síndrome de Down tienen trabajo en España". Además, a juicio del seleccionador nacional, el testimonio de la joven "demuestra que todo el mundo está en manos de la formación" y que, por tanto, la sociedad "está obligada a darles la mejor formación y preparación, y también la mejor integración, que pasa por que puedan trabajar". Por ello, ha felicitado a la protagonista de la nueva publicación por contribuir a que "todo el mundo de la discapacidad tenga visibilidad" y a que las personas como ella "sorprendan cada vez menos, porque este es el mejor síntoma".