lunes, 10 de agosto de 2015

Kompressor

Un alemán debe ganar en la Isla de Man con una máquina alemana. Adolf Hitler

Una guerra que se anuncia a voz en grito. Un país que quiere la supremacía absoluta de su raza. Un campeonato motociclísta legendario, el Tourist Trophy de la Isla de Man. Dos alemanes y dos motos alemanas que intentarán asaltar el suelo británico... La trama está servida y la apasionante historia escrita por el polifacético escritor, ingeniero, poeta y profesor norteamericano Timothy Carl comienza así.

Los ingleses llevan años dominando el motociclismo mundial. Y la carrera que representa el máximo exponente de la competición motociclista es el Tourist Trophy, que se celebra cada año en la Isla de Man. La potente industria alemana del motor no puede permitir esa superioridad británica y embarca a sus dos mejores pilotos y a la fábrica BMW en la ardua tarea de ganar el campeonato a toda costa y cueste lo que cueste. El honor y la supremacía física e intelectual de la raza aria están en juego.

BMW en plena carrera en el TT
La vida de los pilotos que aparecen en el libro durante los años 40 está alejado del glamour que envuelve hoy en día el mundo de las motos de competición. Sirva como ejemplo que nuestro protagonista se gana la vida como cartero y es llamado para pilotar la BMW estando en su servicio de reparto de cartas. A partir de ahí viene la vorágine de visitar la fábrica BMW, entender como funciona la moto y entrenar con su compañero Karl para dominarlas completamente. Ambos llevan motos idénticas y son los mejores, así que sólo cabe esperar una aplastante victoria en territorio británico.

Logotipo de la legendaria TT
Viaje a la Isla de Man, nervios por la competición y compañerismo entre ambos pilotos por conseguir un objetivo común. En la isla británica la relación con los pilotos ingleses y los habitante y aficionados no va a ser siempre fácil, pero se encuentran almas gemelas en cualquier parte del mundo que hacen más llevaderas las largas estancias alejados del hogar. Y nada más debo contar sin desvelar los secreto que hacen grande este libro de motos y de historia. Aunque la terrible segunda guerra mundial, el odio y los enfrentamientos se entremezclaran con el puro carácter deportivo de dos pilotos que sólo entienden de motos y de ir muy deprisa con ellas.

Otra vez la editorial Macadán, especializada en literatura de motor, nos sorprende con una pequeña joya literaria. Ya pudimos comprobarlo con "Los entusiastas" de Arturo Borja que ya comentamos en opinaRed. Y en esta ocasión la edición vuelve a estar perfectamente cuidada. Un libro que merece la pena leer y tener en papel para disfrutarlo el doble. Es encomiable la labor que realizan desde esta pequeña editorial y desde opinaRed todo nuestro ánimo y aliento a seguir con esta magnífica labor.

sábado, 1 de agosto de 2015

Horologium

Viviré siempre con la culpa, pero aprenderé a hacerlo y ser feliz. Tengo que perdonarme.


Este es el título de la novela de Rosa Agudo que ha sido galardonada con el Premio Desnivel de literatura de montaña en el año 2014. Horologium es el nombre en latín de la constelación del reloj, poco conocida en el hemisferio norte pues resulta invisible desde nuestras latitudes. En cualquier caso resulta un título original para una novela y del que sólo comprenderemos su justificación si aguantamos su lectura hasta las últimas páginas.

Constelación del Reloj
La novela nos narra la historia de un chico argentino Álex afincado en España y con una personalidad compleja y solitaria. Le gusta la escalada y esta inmerso en una relación sentimental que corta y retoma, mientras su experiencia vital se complica y se aclara por momentos. Él, Alex, es el protagonista principal de la historia y en torno al que giran todas las otras tramas que de una u otra manera le afectan. Aunque también resulta relevante la visión que de la relación con Alex nos da su pareja, Jimena, actor secundario pero fundamental para comprender los desvaríos que va sufriendo Alex.


Es una historia de amor pura y dura, aunque algo enredada y de difícil comprensión hasta el último tercio de la misma. Puede que ahí radique su originalidad, pero resulta molesto ir leyendo historias y reacciones de los personajes sin comprender muy bien la relación que tienen con la trama general. Yo esta novela la calificaría de romántica, salvo por los últimos capítulos donde la escalada toma protagonismo en la historia y le da sentido al argumento. Pero a mi se me ha hecho pesada hasta llegar a ese final. El tiempo es recurrente, visto desde varios personajes con historias entrecruzadas. La historia no avanza y cuesta ir entendiendo que pasa y porqué. 

Para complicarlo todo un poco más, tenemos la historia pasada de Juan, compañero póstumo de Alex, al que acompañaba en sus escladas. Su vida se cruza ante nosotros intentando buscar paralelismos con la propia vida de Álex. Tal vez resulta un poco forzado.

Este premio para mi gusto está derivando en historias psicológicas, románticas y cada vez menos en historias de montañas y montañeros. Desde Huída al Tibet (Premio Desnivel 2011), los argumentos se centran más en los pensamientos de los personajes que en la verdadera historia de montaña, que pasa a ser sólo un accesorio para justificar la participación en un certamen en el que se supone que la protagonista por escelencia debe ser la montaña.


Puede que sea demasiado purista, pero cuando compro un libro de montaña quiero que la montaña sea la protagonista de la historia y que los personajes me cuenten lo que sienten, sufren o piensan en la increíble aventura que supone escalar una montaña. Aunque las relaciones personales formenparte de la trama. Como hecho de menos una relectura del grandiso Mal de altura, de John Krakauer. Para mi ese es el máximo exponente de la literatura de montaña y no estas historias muchas veces ñoñas en que se está convirtiendo el Premio Desnivel de Literatura.

Me parece justo añadir a este post la explicación que la autora da de su propio libro y como justifica la presencia de la escalada y cuál es el tema principal que guía toda la composición. 

martes, 2 de junio de 2015

DE QUÉ HABLO CUANDO HABLO DE CORRER

"Existe un antes y un después en la recepción de la literatura japonesa en España. Ese punto de inflexión se llama Haruki Murakami" 
Elena Hevia, El Periódico

En 1982, tras dejar el local de jazz que regentaba y decidir que, en adelante, se dedicaría exclusivamente a escribir, Haruki Murakami comenzó también a correr. Al año siguiente cubriría en solitario el trayecto que separa Atenas de Maratón, su bautizo en esta carrera clásica. Ahora, ya con numerosos libros publicados con gran éxito en todo el mundo, y después de participar en muchas carreras de larga distancia en diferentes ciudades y parajes, Murakami reflexiona sobre la influencia que este deporte ha ejercido en su vida y en su obra.

"No existe en ninguna parte del mundo real nada tan bello como las fantasías que alberga quien ha perdido la cordura" (Haruki Murakami)

Sin el menor reparo y con total nitidez, el autor de culto nos permite meternos en su piel durante sus carreras: su música, el paisaje que recorre, sus pensamientos, sus experiencias, sus sensaciones,...son relatados con tal transparencia que casi se puede sentir el sudor por el esfuerzo. Son tales las intimidades que desgrana al lector que éste entra al principio en el libro de puntillas para, después, exprimirlo al máximo. Sus gustos, su tendencia al aislamiento, cómo vivió el comienzo de su declive físico. El ojo de la cerradura de sus carreras nos permite ver hasta lo más profundo de su ser. "De qué hablo cuando hablo de correr" se trata, entonces, más que de un diario de un corredor, de unas memorias que giran en torno al hecho de correr, como el mismo autor reconoce. Una rutina de más de veinte años durante seis días a la semana se convierte, letra a letra, en una metáfora vital del escritor.

Si algo me ha aportado este libro han sido respuestas. Respuestas a preguntas que algún día me hicieron y no supe responder con exactitud. Pero sobre todo, respuestas a preguntas que alguna vez me hice yo mismo, o que me haré en un futuro. Me permito realizar un "decálogo de respuestas" que he obtenido de este "De qué hablo cuando hablo de correr", y que desde este momento guardo como un pequeño tesoro al que acudir de vez en cuando:

Uno-- 5 de agosto de 2005 - Isla de Kauai (Hawai) ¿Quién puede reírse de Mick Jagger?: "Mientras corro, tal vez piense en los ríos. Tal vez piense en las nubes. Pero, en sustancia, no pienso en nada. Simplemente sigo corriendo en medio de ese silencio que añoraba, en medio de ese coqueteo y artesanal vacío. Es realmente estupendo."

Dos-- 14 de agosto de 2005 - Isla de Kauai (Hawai) ¿Cómo se convierte alguien en un novelista que corre?"Cada vez que veo en una escuela esa escena en la que todos los chicos son obligados a correr en la hora de la gimnasia, no puedo evitar compadecerlos. Obligar a correr largas distancias a personas que no desean correr, o que, por su constitución, no están hechas para ello, sin ni siguiera darles opción, es una tortura sin sentido. Me gustaría advertir a los institutos de secundaria y bachillerato, antes de que se produzcan víctimas innecesarias, de que es mejor que dejen de obligar a correr largas distancias de manera tan estricta a todos su estudiantes, pero, aunque lo hiciera, estoy seguro de que no me harían caso. Así es la escuela. Lo más importante que aprendemos en ella es que las cosas más importantes no se pueden aprender allí".

Tres-- 1 de septiembre de 2005 - Isla de Kauai (Hawai) Corro mis primeros cuarenta y dos kilómetros en pleno verano ateniense"Maratón es un pueblo pequeño y cordial. Un pueblo tranquilo y pacífico. Se me antoja imposible que, en un lugar como éste, hace unos cuantos miles de años, el ejército griego derrotara al invasor persa a orillas del mar, tras una brutal batalla. En un café del pueblo de Maratón, me tomo una cerveza Amstel todo lo fría que quiero. Por supuesto, está buenísima. Pero la cerveza real no está tan buena como la que yo imaginaba y ansiaba fervientemente mientras corría. No existe en ninguna parte del mundo real nada tan bello como las fantasías que alberga quien ha perdido la cordura". 



Cuatro-- 19 de septiembre de 2005 - Tokio La mayoría de los métodos que conozco para escribir novelas los he aprendido corriendo cada mañana"A veces, algunas personas se dirigen a los que corremos a diario para preguntarnos burlonamente si lo que pretendemos con tanto esfuerzo es vivir más. La verdad es que no creo que haya mucha gente que corra a fin de vivir más. Más bien tengo la impresión de que son más numerosos lo que corren pensando: "No importan si no vivo mucho, pero, mientras viva, quiero al menos que esa vida sea plena". Por supuesto, es muchísimo mejor vivir diez años de vida con intensidad y perseverando en un firme objetivo, que vivir esos diez años de un modo vacuo y disperso. Y yo pienso que correr me ayuda a conseguirlo. Ir consumiéndose a uno mismo, con cierta eficiencia y dentro de las limitaciones que nos han sido impuestas a cada uno, es la esencia del correr y, al mismo tiempo, una metáfora del vivir (y, para mí, del escribir). Probablemente muchos corredores compartan esta opinión".


Cinco--  3 de octubre de 2005 - Cambridge (Massachusetts) Aunque en aquella época yo hubiera llevado una larga cola de caballo..."Hoy, mientras corría, me he encontrado un ganso del Canadá, grande y regordete, muerto a orillas del Charles. También había una ardilla muerta al pie de un árbol. Ambos parecían profundamente dormidos. Su expresión tan sólo denotaba una tranquila aceptación del final de la vida. Parecía que, por fin, se hubieran liberado de algo. Más adelante, cerca del cobertizo para embarcaciones que hay en la orilla, un vagabundo con todas sus prendas de ropa sucias puesta una sobre otra, cantaba a voz en grito "America the Beautiful" mientras empujaba un carrito de supermercado. No he logrado distinguir si lo cantaba de corazón o si lo hacía con una especie de profunda ironía. Sea como fuere, el calendario señalaba ya octubre. Un mes pasa volando. Y la estación más dura está ya al acecho".

Seis--  23 de junio de 1996 - Lago Saroma (Hokkaido) Ya nadie golpeaba las mesas, nadie lanzaba los vasos. "El acto de correr se hallaba ya en un ámbito que rozaba casi lo metafísico. Primero estaba el acto de correr y luego, como algo inherente a él, mi existencia. Corro, luego existo...Cuando me acerco al final de un maratón, solo pienso en llegar a la meta y en acabar cuanto antes la carrera. No puedo pensar en nada más. Pero esa vez no pensé en eso ni por un instante. Sentí que el fin era solo la culminación de una etapa, algo sin excesivo sentido. Era como el vivir. La existencia no tiene sentido porque tenga un fin. Tenía la impresión de que el fin había sido establecido, bien para enfatizar, por razones de conveniencia, el sentido de la existencia, bien como una eufemística metáfora de lo limitado de ésta. Es una idea bastante filosófica, pero yo entonces no pensé ni por un momento que lo fuera. Simplemente lo percibí de un modo, por decirlo así, global, no mediante las palabras, sino mediante la sensación que en esos momentos recorría mi cuerpo".

Siete--  30 de octubre de 2005 - Cambridge (Massachusetts) Otoño en Nueva York. "Alcanzar la meta, no caminar y disfrutar de la carrera: éstos son, en ese orden, mis tres objetivos fundamentales".

Ocho--  26 de agosto de 2006 - En una ciudad de la costa de Kanagawa. Dieciocho hasta la muerte. "18 Til I Die" (Bryan Adams)



Nueve--  1 de octubre de 2006 - Ciudad de Murakami (prefectura de Niigata) Al meno aguantó sin caminar hasta el final. "Por muy mayor que uno se haga, mientras viva siempre descubre cosas nuevas sobre uno mismo. Por mucho tiempo que uno pase desnudo escrutándose ante el espejo, éste nunca llegará a reflejar su interior".

Diez--  Epílogo. "Y, por último, quiero dedicar este libro a todos los corredores con los que hasta ahora me he cruzado por los caminos de todo el mundo, así como a todos los que alguna vez adelanté o me adelantaron en el curso de una carrera. Si no fuera por  vosotros, sin duda yo no hubiera podido seguir corriendo hasta ahora"


Encontrar respuestas, y cambiarlas, y crear nuevas respuestas...encontrar respuestas, y modificarlas... algo que parece tan sencillo y resulta tan complicado.  Gracias Murakami. Y gracias a quien hizo que este libro llegase a mis manos en forma de regalo.

"Al menos aguantó sin caminar hasta el final" (Haruki Murakami)

lunes, 4 de mayo de 2015

CHOCOLATE

En el pequeño y conservador pueblo francés de Lansquente-sur-Tannes soplan vientos de cambio que arrastran consigo un seductor aroma capaz de evocar tierras lejanas y exóticas. La dulce fragancia recorre las calles, penetrando en los humildes hogares de sus vecinos quienes, incapaz de resistirse, buscan el origen hasta encontrarse frente al escaparate de la chocolatería recién inaugurada. Un negocio atípico dentro de aquella comunidad, acostumbrada a la privación y sobre todo al castigo. La propietaria advierte la presencia. Su sonrisa es una invitación que no necesita ser pronunciada para vencer la reticencia inicial y entrar. Al cruzar el umbral son recibidos con una taza de chocolate caliente que consigue hacer desaparecer el frío del cuerpo, así como un inmenso vacío del alma que desconocían hasta que Vianne Rocher ofreció aquel refugio elaborado con cacao.


"-Creo que la única cosa importantes es ser feliz- he dicho finalmente.
La felicidad. Algo tan simple como un tazón de chocolate o algo tan tortuoso como el corazón. Amargo. Dulce. Vivo."

"Chocolate" es una fábula sobre la felicidad a través de los pequeños detalles, una oda al amargo fruto que endulza nuestras vidas, proporcionándonos un placer tan intenso como efímero. Joanne Harris nos ofrece una novela deliciosa, los sutiles matices de su prosa estimulan los sentidos del lector, para obsequiarlo con una lectura irresistible. Un libro que no puede devorarse a grandes bocados, sino saborearlo lentamente, dejando que las palabras evoquen texturas, olores y sabores hasta conseguir el éxtasis literario.

"(...)Tenía fuertemente apretada en una mano una figura de plastilina, que le retiré al tiempo que le alisaba la ropa de la cama y me disponía a guardársela en la caja donde tiene sus juguetes. La figurilla todavía conservaba el calor de su mano y emanaba ese olor inconfundible que despiden las cosas de la escuela, la misma de los secretos dichos a media voz, de las pinturas de los carteles y periódicos, y de los amigos medio olvidados."



La autora evoca la magia tras los gestos más sencillos y, aparentemente, fútiles, así como el efecto que son capaces de obrar en las personas. Una caricia, un bombón, una palabra amable, un trozo de tarta de chocolate, una sonrisa, una humeante taza de cacao, un poema... Por esta razón Francis Raynaud, párroco de Lansquenet, rechaza la presencia de Vianne Rocher y su negocio. El cristianismo asocia el origen del pecado con la comida. En aquella ocasión, la tentación procedió de una simple manzana, ahora Reynaud debe enfrentarse a un alimento empleado antiguamente en ceremonias paganas para adorar a falsos dioses. La gula convertida en un culto en el que, poco a poco, sucumben sus feligreses.
Precisamente, "Chocolate", denuncia la intolerancia social, y es una crítica brutal a esa sociedad (que por desgracia aún existe) que critica y "pisotea" al prójimo, sin dejar de cumplir, al mismo tiempo, una serie de conductas que le hacen ser un "buen cristiano".

"-No creo que haya buenos y malos cristianos -le digo-, solo buenas personas y malas personas" (Vianne Rocher)

Para mí es una pequeña delicatessen literaria concebida para disfrutarse durante toda su lectura de forma pausada para conseguir "un placer que sólo dura un momento y que únicamente unos pocos pueden apreciar plenamente". Es cierto que algunos detalles endulzan de forma innecesaria una historia con un fondo amargo, Joanne Harris nos obsequia con una novela absolutamente irresistible. 

La evocadora prosa. La atractiva presentación de los personajes. La intercalación de la narración en primera persona entre Francis Reynauld y Vianne Rocher. El mensaje contra la intolerancia y la hipocresía social...han hecho que se convierta, así por casulidad, en una de mis novelas preferidas. Disfruten de este chocolate, como postre.

Sobre la autora: Joanne Harris, nacida en Yorkshire en 1964, de madre francesa y padre inglés, se ha sentido siempre parte de dos culturas. Estudió en St. Catherine´s College de Cambridge. Durante su solitaria niñez aprendió a dejar volar su imaginación a través de los libros y de las historias que inventaba. Tras infrustuosos intentos de triungar como bajista de jazz y contable, decidió seguir la tradición familiar -su padre, su madre y su abuelo eran profesores- y dedicarse a la enseñanza. Tras el éxito de su novela "Chocolate", adaptada posteriormente al cine, emplez todo su tiempo en escribir. Sus siguientes obras, entre las que caben destacar "Vino mágico", "Cinco cuartos de naranja" y "La abadía de los acróbatas", la han consolidado como un fenónemo literario.


lunes, 2 de marzo de 2015

MIENTRAS PUEDA PENSARTE

"No sé quien soy. Tengo casi cuarenta años, un trabajo estable y bien remunerado como creativo de una de las agencias publicitarias más solventes de Europa y un currículum que acredita cada paso de mi vida laboral. (...) Todo oficial, todo correcto, todo legalmente constatado. Pero no sé quién soy."

La escritora extremeña Inma Chacón retoma el hilo de la novela con una emotiva y sobrecogedora historia sobre un "niño robado" en busca de sus orígenes, y las circunstancias de una madre que nunca creyó realmente que su hijo hubiese muerto. "Mientras pueda pensarte" (Editorial Planeta, 2013) muestra una angustiosa mirada a esos casos que tristemente hoy día se han destapado, y que parece fueron bastante frecuentes en los años del franquismo. Aprovecha la autora para reflexionar sobre la identidad del ser humano, la memoria, la maternidad, y sobre el incalculable poder de influencia que puede tener cada acto, positivo o negativo, en la vida de los demás.
Se trata de una novela coral no solo en lo que se refiere a sus personajes, sino también a su trama, compuesta por diferentes planos narrativos que se van entrelazando para encajar en un perfecto puzzle. Una novela de vidas paralelas que caminan afanosamente con el único objetivo de conocer toda la verdad de la historia, por dolorosa que ésta pueda resultar. Todo ello se hace a través de un hilo expositivo casi lineal en el que van cambiando los distintos narradores. Pasado y presente también se alternan, reflejando en cada caso la atmósfera de cada época con absoluta precisión. La mentalidad, el lenguaje, la manera de vivir y de discurrir por la vida están expresados con un realismo y una exactitud tales que se diría que no salen de la pluma de una única autora, sino que son las distintas voces las que realmente hablan.

Dice el poeta extremeño Ángel Sánchez Pámpanos: "Mientras pueda pensarte no habrá olvido", y ese es, precisamente, el sentimiento que transmite esta novela durante toda su lectura.

En resumen se trata de una novela muy interesante que aborda un tema, por desgracia, de actualidad. La autora ha sido muy valiente, no solo por tratar, con valentía insisto, un tema tan complicado como el de los niños robados, sino por el riesgo que ha asumido al narrar la novela. Inma Chacón a parte de ser una gran escritora como ha demostrado, es una persona comprometida con las injusticias de este mundo que nos ha tocado vivir. El final de la novela en "Notas de la autora" hace que se ponga la piel de gallina:

"Me gustaría se entendiese (la novela) como un homenaje a todos los que, de alguna manera, se reconozcan en estas páginas. A ellos va dedicada. Hombres y mujeres que descubrieron, muchos por azar, que les habían robado la identidad al nacer (...). La novela también está dedicada a todas las madres que sufrieron el horror de los brazos vacíos y de los pañuelos sobre las caras de sus bebés..."

Sirva esta entrada en nuestro blog de OPINARED, como un pequeño homenaje a una gran novela y una enorme escritora. Desde Fregenal de la Sierra (otro rincón de Extremadura), a 42 kilómetros de su Zafra natal, nuestra más sincera enhorabuena a Inma Chacón.

Inma Chacón (Zafra, Badajoz 1954). Es doctora en Ciencias de la Información y profesora de Documentación en la Universidad Rey Juan Carlos. Ha sido decana de la facultad de Comunicación y Humanidades en la Universidad Europea. Fundó y dirigió la revista digital Binaria: Revista de Comunicación, Cultura y Tecnología. "La princesa india" fue su primera incursión en el mundo de la narrativa, a la que siquieron "Las filipinianas y Nick", una novela juvenil donde se cuenta una historia de amor a través de la red. También ha publicado los poemarios "Alas, Urdimbresy Antología de la herida", en 2011 fue finalista del Premio Planeta con su novela "Tiempo de arena".

domingo, 25 de enero de 2015

EL EFECTO SIMEONE. LA MOTIVACIÓN COMO ESTRATEGIA




"Estaré loco pero aún vivo del corazón
(Diego Pablo Simenone)

Diego Pablo Simeone, también conocido como "El Cholo", exfutbolista y actual entrenador del Atlético de Madrid, explica en primera persona en este libro -elaborado con la colaboración del periodista Santi García Bustamante- los valores que le han guiado en su trayectoria vital y profesional, las claves de su método para motivar y liderar a equipos humanos y el decálogo que aplica a la hora de transmitir su gen ganador basado en el esfuerzo, el talento y la confianza.
Ha ocurrido en otros clubes que ha dirigido y más recientemente en el Atlético de Madrid, pese a su juventud y relativa poca experiencia como entrenador. En sólo nueve meses de trabajo logró motivar de tal manera a sus jugadores que les llevó a ganar la Liga Europa y la Supercopa de Europa.


"Los partidos no los ganan los que mejor juegan, 
sino los que están más seguros de los que hacen."

Es una de las frases favoritas de Simeone. El decálogo que lleva impreso en su ADN es aplicable al deporte, al trabajo, a la vida. Con la lectura de este libro cada persona puede descubrir en su interior actitudes y valores que son fundamentales para adoptar una actitud positiva ante la vida y ser mejor. Me interesaba mucho la lectura de este libro, pues coincidía su venta con mis inicios en estudios de Técnico Deportivo en Fútbol, realizados en Cáceres. Pero también porque esa misma temporada, el "Cholo" conseguía ser campeón de liga con el Atlético de Madrid, dando una claro de ejemplo de motivación y superación diaria en cada uno de los partidos que disputaba. Y tuve la suerte de no tener que comprarlo, llegó a mí en forma de regalo. Puede gustar más o menos, la persona de Simeone, puede gustar más o menos, el Simeone entrenador... pero es indiscutible que es un tremendo motivador que ha logrado grandes objetivos con la actitud, sin olvidarnos, por supuesto, que para conseguir lo que ha conseguido también se necesitan conocimientos y rodearse de una gran equipo de trabajo, como él ha hecho. Destaco de este libro, dos aspectos diferenciados (los diferencio yo, en el libro tal cual no vienen reflejados). En primer lugar el Diego Pablo Simeone entrenador. Lo que esta lectura me ha aportado, y lo que sin duda me quedaré siempre guardado, para aquel día que comience a entrenar:

"Siempre busco potenciar las virtudes del jugador, encontrar su mejor versión y disimular sus defectos. Hay técnicos que entrenan los defectos de los futbolistas e insisten en ellos. A mí esto no me gusta porque creo que les pone más en evidencia". Lógicamente, en este caso, Simeone se refiere a jugadores ya profesionales y de una determinada edad. Si eres entrenador en categorías de formación, no estaría para nada de acuerdo con esta afirmación.

"Al final, lo que termina atrayendo hacia ti al futbolista es la capacidad que tengas para llegar a él con tus palabras. Debes poner en marcha tu poder de convicción. Si no tienes capacidad, el convencimiento ya da igual".

"Soy de los que defienden que se juega como se entrena. Y un entrenamiento es la mejor versión para que un entrenador compruebe quién quiere jugar y quién no". 

"El esfuerzo no se negocia. Hasta en el diccionario el esfuerzo va antes que el éxito".


"Me enojo cuando oigo que hay que estar más cerca de los futbolistas que no juegan. No estoy de acuerdo con esta teoría. Les convertimos en víctimas y no los son. Hay que comportarse con total normalidad con cualquier miembro de la plantilla, juegue o no. El jugador es inteligente, y recela si estás muy encima de él".


"Los objetivos son distintos en función de la calidad de los equipos, pero el mensaje es el mismo: la competencia entre los jugadores es fundamental".


"Hay tres puestos claves: el arquero, los centrales y los mediocampistas. Los delanteros también los son pero, desde mi punto de vista, en menor medida".


"El momento más importante para un entrenador transcurre entre el minuto 10 y 20 del segundo tiempo. Es el periodo determinante para él y en el que transmite al equipo hacia dónde quiere ir. Puede variar en algunos encuentros, pero en general este tramo del partido es el que lanza el mensaje a los jugadores de lo que debe ser el partido".


Y en segundo lugar, la mirada de Diego Pablo Simeone ya no como entrenador o relacionado con aspectos futbolísticos, sino con afirmaciones que se pueden aplicar a la vida en general. Puede estar más o menos de acuerdo con la figura de este argentino, puedes tenerle afecto o desprecio, pero creo que estas afirmaciones te hacen reflexionar y son aplicables a aspectos diferentes que nos vamos encontrando en nuestra propia vida. Aquí aparece la "motivación como estrategia", pero una motivación que se aplica al día a día:

"Cuando la vida nos pone retos el ser humano siempre responde, porque en las dificultades somos mejores".

"En la vida y, por supuesto, en el fútbol, no hay que dejar pasar los tiempos. Los problemas hay que afrontarlos cuando aparecen porque si no lo haces se convierten en una bola de nieve que va creciendo con el paso de los días. Es un erro extendido dejar pasar determinadas situaciones conflictivas con la confianza de que el tiempo lo solucione, y permita continuar como si nada hubiera pasado. Si actúas así, te equivocas, pierdes. Los problemas nunca se resuelven solos".


"No estoy de acuerdo cuando oigo hablar a la gente de que hay cosas que se consiguen por haber tenido suerte. No creo mucho en la fortuna. Creo más en el trabajo, en el convencimiento, en la tozudez, en la capacidad. Con todo eso, es más fácil que la suerte te ayude más que a otras personas".


"Yo me rijo por una serie de normas como el respeto, la seguridad, la convicción o el orden. Sin este último, por ejemplo, no se puede trabajar en los entrenamientos ni convivir en los hoteles".


"Y lo que los demás me digan o piensen me da igual. Lo único que cuenta es mi pasión y mi convencimiento en lo que hago. Lo mejor de mí lo sacas cuando las cosas van mal".

"Siempre hay que ir en busca de lo que uno cree, ser claro y tener argumentos suficientes en los que apoyar esas decisiones...si me propongo algo, estoy siempre muy cerca de lograrlo...por no decir que lo consigo seguro".

"Los valores que te transmiten desde niño es lo que te marca después en la vida, más allá de lo que puedas ser como futbolista. Los valores ante la vida que tú les muestras son más importantes que las lecciones prácticas sobre fútbol". Una frase "bestial" que deberían aplicarse todos aquellos entrenadores que trabajan en categorías inferiores. No debemos nunca olvidar que estamos formando personas, estamos transmitiendo valores para la vida. Entrenadores, padres, tutores...todos deberían aplicar esta frase del "Cholo" cuando se trata de categorías inferiores. Siempre he pensado y me reafirmo en ello, que tiene mucha más responsabilidad un entrenador de categorías inferiores (infantil, cadete, juvenil...), que uno de senior. En los primeros tienes la gran responsabilidad de formar personas, en el segundo tan solo futbolistas.

El periodista Santi García Bustamante mantuvo varias sesiones de trabajo con Diego Simenone en su domicilio, y a partir de ellas se ha elaborado este libro, que está redactado en primera persona porque la personalidad del "Cholo" no puede expresarse de otra manera. En primera persona sus valores adquieren una fuerza extraordinaria y una dimensión real. Confianza, sinceridad, sentimiento, entusiasmo, pasión, esfuerzo, equilibrio, respeto, trabajo, optimismo. En la gestión de equipos humanos nunca hay una situación adversa que sea imposible revertir. Prefiere acometer los retos en momentos complicados porque es ahí donde se siente más cómodo y mejor florecen sus teorías y el manejo de los grupos. Después de tantas horas de diálogo y de exposiciones relajadas sobre su método, Simeone invita a pensar que si no se hubiera dedicado al mundo del fútbol también habría sido líder en cualquier otro ámbito profesional.




"Corazón, franqueza, pasión, compromiso. Son adjetivos que cobran su sentido más auténtico cuando se refieren al "Cholo". La manera de ganarte su confianza y de que te acompañara hasta el fin del mundo era ser franco con él, ir con la verdad siempre por delante, aunque a veces doliera. Nunca soportó que le mintieran. Integridad, trabajo y compromiso por encima de todo. 
Conociendo cuáles son sus valores es fácil entender su personalidad como entrenador. Son los que aplica en su vida, que en gran parte es el fútbol. Es lo que ha hecho que se le quiera y se le respete" 

(Luis Aragonés sobre el "Cholo" Simenone)

sábado, 17 de enero de 2015

Así empieza lo malo

Así empieza lo malo y lo peor queda atrás

Vuelve Javier Marías con una nueva novela titulada "Así empieza lo malo", muy de su estilo que yo tal vez calificaría de costumbrista y donde recoge las miserias humanas junto con profundas reflexiones, contempladas desde la perspectiva de un joven acomodado de la sociedad madrileña y recién graduado en la universidad que empieza a trabajar como secretario para un director de cine mediocre, Muriel, y se ve sumergido en un mundo de adultos lleno de desprecios, rencillas, historias ocultas y matrimonios rotos.

En la convivencia diaria con el director, el protagonista va llenándose de dudas sobre la vida familiar y social del mismo. Hechos y comportamientos aparentemente inexplicables para un observador externo. La extraña relación con su mujer, sus amigos, sus socios. Un parche en un ojo del que está tuerto, la curiosa manía de hablar tumbado en el suelo fumando su pipa. Al principio sólo es curiosidad, pero con el tiempo y el roce continuo se convierte en una obsesión y un derecho a saber sobre la familia con la que pasa la mayor parte de su tiempo.

Las indagaciones de nuestro protagonista nos llevan incluso al más rancio periodo de nuestra historia reciente, la época del franquismo, donde se cometieron atrocidades y atropellos que fueron hábilmente silenciados durante la transición y cuyos autores consiguieron establecerse como personajes públicos respetables y admirados. Gentes sin escrúpulos que no dudó en sacar tajada tanto del periodo franquista como de la posterior democracia.

Por sus páginas desfilan algunos de los personajes más relevantes de la cultura española de los 80, como Jesús Franco o Francisco Rico, con descripciones de los mismos que ya no estoy seguro de que se acerquen a la realidad.

Jesús Franco
La novela va planteando incógnitas y situaciones durante dos tercios de la misma para acabar resolviendo todas las cuestiones en la última parte. Es entretenida y se lee con facilidad y el final resulta sorprendente. A mi me ha gustado y a pesar de su extensión no se me ha hecho pesada en ningún momento. Hay que reconocer que Javier Marías es un hábil narrador con mucho oficio y buenos libros entre los que habrá que incluir también éste que ahora nos ocupa.


El perdón aguanta menos bien que la venganza.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Doce uvas con doce libros (VII)

Que sería de la nochevieja sin la tradicional lista de libros para el año 2015 de opinaRed... No defraudamos y un año más estas son nuestras propuestas para empezar el año con buenos propósitos de buenas lecturas:

1) Las mentiras de la Ciencia, de Federico di Trocchio.Este libro es de lectura obligatoria en bachillerato en la asignatura de filosofía. Por lo tanto creo que es una buena oportunidad de reflexionar sobre un tema apasionante y que nos afecta casi en cada acto de nuestra vida: La Ciencia.


2) Con esta lluvia, de Annemarie Schwarzenbach, autora extraña y extrema de la que se cantan continuamente alabanzas de sus novelas que no son novelas. Puede ser una buena forma de comenzar a conocer a esta autora.


3) Todo lo que hay, de James Salter. Esta novela ha sido escrita por el autor con 89 años, por lo que su clarividencia y visión del mundo puede resultar muy especial e interesante. No creo que vaya a defraudar a nadie a estas alturas.


4) La nueva novela de Albert Espinosa saldrá a la luz en marzo del próximo año; una historia que enlaza con "El mundo amarillo" y "Pulseras Rojas" y con la que se cierra una trilogía de colores que hablan de vida, de lucha y de muerte. Espinosa nos introduce en una narración de aventuras y emociones sobre un grupo de jóvenes que se enfrentan a un gran reto: rebelarse contra un mundo que trata de ordenar su caos. A través de cinco personajes, una isla y una búsqueda incesante por vivir, Albert Espinosa vuelve a introducirnos en su particular universo con una historia que se desarrolla en un mundo onírico y fantástico, con una arranque contundente y un desenlace esperanzador. ¡Vuelve Albert su escritura una de mis debilidades...!


5) Una novela sobre la vida de Viktor Frankl, que demuestre que el ser humano puede renacer de sus propias cenizas. Roger Murphy lo tenía todo: un apartamento estupendo, el mejor perro del mundo y una de las columnas periodísticas más leídas de toda la prensa de San Francisco. Pero cuando el suelo empezó a temblar, estuvo a punto de perderlo todo y se encontró luchando por sobrevivir. Y fue justamente entonces, hallándose al borde del abismo, cuando entró en su vida y la transformó. 

6) Ya ha empezado a ser considerado como clásico del siblo XXI. La última novela de la ganadora del Pulitzer de 2014, Donna Tartt, ha conseguido ganarse no solo a críticos sino a millones de lectores. Ha sido catalogado como una extraña mezcla entre "Oliver Twist" y "Breaking Bad" ya que el alma de los personajes cuenta con rasgos distintivos que recuerdan a los de la serie. Todo comienza situándonos en la pre adolescencia del protagonista, Theo Decker, un día en el que su madre y él deciden entrar en el Metropolitan Museum de Nueva York, y se produce un atentado terrorista. A partir de ese momento su vida discurrirá por singulares y disfuncionales derroteros. Un libro que sin duda será una de las lecturas más esperadas por Opinared, en este nuevo año que comienza.


7) A falta de un mes para el cierre de la presentación de las novelas a concurso, el premio Desnivel de literatura de montaña 2014 será otra de mis lecturas de verano como viene siendo habitual. Toda una incógnita por el momento pero que no suele defraudar en casi ninguna de sus ya 13 ediciones.

8) El francotirador paciente, de Arturo Pérez-Reverte. Aunque publicada hace ya un tiempo, no ha tenido cabida entre mis lecturas de 2014, pero este nuevo año que ahora comienza es una de las candidatas serias para ser leída muy pronto. Me imagino que como siempre pasa con Pérez-Reverte no me defraudará, como no ha defraudado a millones de lectores en todo el mundo.

9) No llorar, de Lydie Salvayre es la novela ganadora del premio Goncourt 2014 y nos devuelve al año 1936 a una España en plena Guerra Civil. Es la historia real de la madre de la autora de origen catalán y promete sumergirnos en la triste España que por fortuna parece que ya quedó muy atrás, y de la que vale la pena recordar las grandes hazañas y pequeñas historias de seres anónimos que lucharon por sobrevivir.

  

10) Hacia el infinito, de Jane Hawking. Este libro recoge la visión que de uno de los mayores genios de nuestro tiempo tiene su primera mujer, con la que compartió el principio de su enfermedad y los primeros logros científicos. Hablamos del astrofísico Stephen Hawking. Un libro que no se puede dejar de leer y que será uno de los más comentados en 2015.


11) Open, de Andre Agassi. Biografía del tenista más carismático de todos los tiempos que después de unos alocados inicios, encontró el camino del éxito. Hoy es un formal padre de familia casado con la ex número uno del tenis femenino Stefi Graf.

12) Nacidos para correr, de Christopher Mcdougall. Todo corredor que se precie debería leer esta obra donde encontrará motivación y justificación a la pasión de devorar kilómetros y kilómetros por el placer de hacerlo.


¡FELIZ 2015!

miércoles, 10 de diciembre de 2014

QUEDAOS EN LA TRINCHERA Y LUEGO CORRED


"No podía decirle la razón. Todavía no. Quizá cuando fuera mayor sería capaz de expresar las palabras en voz alta... El señor Janácek se lo había dicho hacía tiempo. Lo había hechos por la mejor razón del mundo. Por amor"

John Boyne (Dublín, 1971) es y será mundialmente conocido por su novela "El niño con el pijama de rayas" (2006). Con más de dos millones de ejemplares vendidos, consiguió conmover al público con una historia tan tierna como sobrecogedora. Si soy sincero, esta es la principal razón que me llevó a comprar y leer este "Quedaos en la trinchera y luego corred". Cambien la Segunda Guerra Mundial por la Primera, volviendo a utilizar a un niño como protagonista principal e indiscutible de la novela, y tiene como resultado esta nueva lectura.
"El día que estalló la Primera Guerra Mundial, Alfie celebraba su quinto cumpleaños. Cuatro años más tarde, Alfie no tiene noticias del paradero de su padre y da por hecho que ha muerto en el frente. Pero el tropiezo casual con unos papeles le revelará que no es así. En un mundo desgajado por la insensatez de la guerra, el pequeño Alfie se armará de valor para encontrar a su padre y devolverlo con los suyos"
Considero que con esta novela el autor ha conseguido, una vez más, narrar una historia conmovedora, llena de realidad y sentimiento. Un desgarrador testimonio de las consecuencias que tuvo la Primera Guerra Mundial, no solo en los soldados que se pusieron al frente, si no también, la descripción de las horribles consecuencias que vivieron todos los familiares y vecinos de Londres, se describen y sobrecogen en esta novela. Dividida en catorce capítulos, quiero destacar aquello que más me ha llamado la atención en cada uno de ellos, como una forma de resumir, de otra manera diferente a la convencional, el propio desarrollo de la novela:

Capítulo 1: "Despídeme con una sonrisa"("Los enfrentamientos habían comenzado el 28 de julio de 1914. Puede que otras personas no recordaran la fecha con tanta facilidad, pero Alfie jamás la olvidaría, porque era su fecha de nacimiento" "Aunque, por la noche, antes de dormirse, intentaba pensar en todo lo que recordaba de sus padres antes de que cambiaran, porque, si los recordaba tal como eran antes, siempre cabía la posibilidad d que un día volvieran a ser así".) Empieza la Primera Guerra Mundial y ya se observan las primeras consecuencias negativas en las familias de Londres.

Capítulo 2: "Si fueras el único alemán de la trinchera"("No es la bandera de Inglaterra, es la bandera de mi país. Donde yo nací y crecí. Praga es una ciudad muy bella -añadió. Se acarició el mentó y se quedó mirando un bote lleno de juguetes para saltar-. Quizá la más bella del mundo. La ciudad de Mozart y Dvorák. La ciudad donde se estrenaron Las bodas de Fígaro y Don Juan. Y, si no has atravesado el río Moldava por el puente de Carlos mientras el sol se pone detrás del castillo, no has vivido, amigo mío. Un día irás a visitarla, estoy seguro") Vecinos y amigos de Londres comienzan a sufrir las consecuencias de "pertenecer", de una u otra manera, al Imperio austrohúngaro (alemanes, rusos...).

Capítulo 3: "Mantened encendido el fuego del hogar". Capítulo 4: "Tu rey y tu país te necesitan"("Pueden que estuvieran en guerra, pero seguía habiendo una cantidad sorprendente de caballeros ingleses que querían llevar los zapatos relucientes") El problema de los ingleses era que siempre querían que otras personas les sirvieran. Los ricos tenían ayudas de cámara y lacayos, mayordomos y amas de llaves; los pobres no podían permitirse esos lujos y les reconfortaba que alguien les limpiara los zapatos. Hacía que se sintieran importantes.

Capítulo 5: "Cuando esta maldita guerra termine"("Un hombre que tenía el bigote pelirrojo había colgado una serie de carteles de propaganda militar por toda la estación: en uno aparecía una imagen de Londres por la noche, con el Big Ben y la catedral de San Pablo en primer plano. "ES MEJOR ENFRENTARSE A LAS BALAS QUE MORIR EN CASA POR CULPA DE UNA BOMBA", decía. En otro aparecía: "¡SÍGUEME! -decía- ¡TU PAÍS TE NECESITA!". Alfie no creía que hubiera muchos soldados así de felices en la vida real")


A muchos les resultará más familiar la imagen del Tío Sam reclutando soldados para el combate, pero lo cierto es que la idea original es británica. El de la imagen no es otro que Horatio Kitchnere, Secretario de Estado de la Guerra británico. Con la mirada firme y el dedo imponente, el ilustrador Alfred Leete utilizo su figura como símbolo de la extensa campaña de reclutamiento que Gran Bretaña puso en marcha apenas un mes después de iniciada la guerra. El 5 de septiembre de 1914 el cartel se estrenaba en la portada de la revista "London Opinion", y viviría después sucesivas reencarnaciones como póster. Fue efectivo, consumando una de las campañas de reclutamiento más fructíferas de toda la guerra.

Capítulo 6: "Para mi novia y para mí"("Hay muchas formas de colaborar en una guerra -arguyó-. No estoy seguro de que matar gente se la más productiva") Se pone de manifiesto que todo aquel que no quería participar en la guerra, era considerado un mal patriota y rechazado y humillado por la gran mayoría de la sociedad británica.

Capítulo 7: "Hola, ¿quién es tu amiga?". Capítulo 8: "¿Estamos descorazonados?("Alfie la miró. Casi le daba miedo preguntar. -¿Qué es?. Marian Bancroft lo miró y sonrió. No fue una sonrisa alegre sino, más bien, la clase de sonrisa que acompaña a una mala noticia: una sonrisa que pretende tranquilizar. -Neurosis de guerra- respondió") La Neurosis de guerra no es una entidad clínica en sí misma. Pertenece a la categoría de la neurosis traumática definida en 1889 por Hermann Oppenheim, quien la describió como una afección orgánica consecutiva a un traumatismo real que provocó una alteración física de los centros nerviosos, acompañada de síntomas psíquicos: depresión, hipocondría, angustia, delirio,... Con la Primera Guerra Mundial se reactivó el interminable debate sobre el origen traumático de la neurosis. Las jerarquías militares recurrieron a psiquiatras de todas las orillas para que trataran de desenmascarar a los simuladores, sospechosos de ser falsos enfermos, es decir, mentirosos, desertores, malos patriotas. En este contexto se produjo en Viena, en 1920, en el marco de una resonante polémica, el primer gran debate sobre el estatuto de la neurosis de guerra. 

Capítulo 9: "¡Oh! ¡Qué guerra tan bella!("(...) Aunque el propósito de la política debería ser hacer cosas, no sólo hablar de hacerlas, ¿no crees?. Pero si no nos mezclamos con la gente, empiezan a pensar que les hemos olvidado y se ponen a buscar para ver si algún otro puede hacerlo mejor")

Capítulo 10: "Chitón, que viene un obús". Capítulo 11: "Mete tus problemas en tu viejo petate"("Sólo entonces cayó Alfie en la cuenta de que su padre había dejado de comportarse como su padre. Parecía que hubieran intercambiado papeles y que Georgie no cuestionara nada de lo que Alfie decía; como si el adulto fuera él y Georgie fuera el niño. Aquella idea le produjo mucho malestar e incluso un poco de miedo. Se suponía que su padre debía cuidar de él y no al revés") Este es el momento donde el pequeño Alfie asume que su padre no es el mismo, que la guerra lo ha cambiado y que ahora es él el que tiene que cuidar de su padre. Neurosis de guerra, puesta de manifiesto a través de los ojos de un niño.

Capítulo 12: "Quiero irme a casa"("(...) Alfie dobló la esquina, donde su padre le esperaba, mirando el cielo. -Qué grande es el mundo, ¿verdad? -dijo- ¿Crees que en los otros planetas también se odian tanto?") El autor trata de reflejar una vez más, ya que lo hace en muchas ocasiones a lo largo de la novela, el sinsentido de una guerra.

Capítulo 13: "Hay un largo, largo camino que serpentea"("Joe, el doctor Ridgewell, la abuela Summefield, Alfie y el Viejo Bill Hemperton cruzaron la calle a toda prisa y entraron rápidamente en el número dieciséis. Dentro encontraron a Margie y a Georgie sentados juntos en el sofá, abrazados, cada uno con la cabeza apoyada en el hombro del otro")

Capítulo 14: "Llévame de vuelta a mi querida Inglaterra"("Era julio de 1922, casi cuatro años después del final de la guerra, y Alfie Summefield cumplía trece años. Ya nada era como antes. Ahora todo me parece una ilusión. Yo no hice nada malo. Y esta gente me ha destrozado")


En definitiva, se trata de una novela conmovedora, llena de realidad, que personalmente recomendaría a todo aquel que quiera acercarse a los sentimientos que transmite un niños de 6 años, en medio de uno de los desastres más atroces de los adultos, a comienzos del Siglo XX.

"-El sargento- respondió Georgie, sin despegar los ojos del suelo-. Nos lo decía todas las noches antes de que saliéramos a combatir. Nos ponía en fila en las escaleras de la trinchera. Una fila de hombres con la cabeza casi a la altura del suelo. La siguiente fila unos cuantos peldaños más abajo, preparados para seguirles. Y los siguientes en el suelo de la trinchera, listos para empezar a subir las escaleras. Teníamos que esperar hasta que cada fila salía a combatir y entonces nos tocaba a nosotros. No debíamos movernos hasta que los hombres que iban delante se hubieran perdido entre el humo y la metralla. "Quedaos en la trinchera y luego corred", eso nos decía. "Quedaos en la trinchera y luego corred". Todas las noches. Todas las noches, Alfie".



domingo, 30 de noviembre de 2014

Los propios dioses

Contra la estupidez humana, los propios dioses luchan en vano

Volver a leer un libro de Isaac Asimov es como volver 30 años atrás en mi vida. Era por entonces cuando devoraba libros de este gran escritor de ciencia ficción y el que hizo que muy posiblemente sintiera una atracción irreversible por la ciencia. Despertó la curiosidad de millares de jóvenes por esa ciencia fascinante que salpicaba sus libros. Después de muchos años sin volver a tener contacto con el autor (aunque mi biblioteca sigue plagada de sus libros) me llega casi por casualidad este "Los propios dioses" y me digo, ¿por qué no?

El libro son tres historias en una. Es decir, son tres historias relacionadas en el tiempo, aunque no en la dimensión. Me explico: 

Un mediocre científico descubre por casualidad que existe otro universo paralelo al nuestro con el que podemos intercambiar energía de manera que esta se hace infinita para ambos mundos. Esto resulta ser la panacea energética, ya nadie tiene que preocuparse jamás por los problemas energéticos que nos asolan. Pero no todo es tan fácil, pues este trasvase energético tiene consecuencias en la alteración de las leyes físicas de los mundos implicados, con mucha peor suerte para nuestro universo, como descubre un científico terrestre. El Sol llegará a explotar engulléndonos a todos. Luchas de poder, de intereses, comerciales, económicas, celos profesionales,... urden la primera parte del libro.

La segunda parte se centra en el universo paralelo. Asimov relata su forma de vida, sus costumbres, como son los diversos seres que lo habitan. También aquí descubren la alteración de las leyes físicas y provoca una pequeña rebelión de sus estamentos sociales. Para mi gusto esta es la parte más floja del libro, pues tal vez es demasiado fantasiosa y se aleja del verdadero estilo de Asimov en la mayoría de sus libros.

En la tercera parte volvemos a nuestro universo, pero no a la Tierra, sino a la Luna. Compartimos aventuras con los selenitas. Aquí aparece Asimov en toda su esencia y es la parte que más me ha gustado. Aunque en este caso tampoco aparecen los clásicos robots que pueblan sus libros. Es en la Luna donde se encuentra solución al problema del trasvase de energía entre los dos universos y llegamos a un final que aunque esperado desde páginas anteriores no dejará de sorprender.

En definitiva, para mi ha sido un verdadero placer volver a sumergirme en un libro de ciencia ficción de un autor tan reconocido y que tan buenos ratos me hizo pasar en mi adolescencia.

Las personas sólo buscan su comodidad individual,
sin importarles el precio que han de pagar por ella