martes, 18 de abril de 2006

Déjame que te cuente


Los libros de autoayuda pretenden sacar del pozo de la miseria a todo aquél que los lea. Yo he sido testigo indirecto de psicólogos que los aconsejaban a sus pacientes. Y siempre me pregunté, ¿realmente un libro puede ayudar a vencer nuestros miedos, temores, complejos, desasosiegos, timidez e incluso estupidez? He de reconocer que he sido y sigo siendo muy escéptico con el tema. Nunca he creído que la ayuda vaya más allá de la que las ventas proporcionen a su autor (por lo cual el nombre de libros de autoayuda estaría muy bien puesto, siempre que nos refiramos a su autor).
Un libro es un instrumento que nos aporta conocimientos, que nos transporta a otros mundos y tiempos, que nos hace emocionarnos, cabrearnos, reflexionar, arrepentirnos, disfrutar en suma, pero una vez que se cierran, su influencia no puede llegar a transformarnos en un sentido tan radical ni tan rápido. Sobre todo porque, si así fuera, su poder sería inmenso, y tiemblo sólo de pensar lo que un libro de un mal autor o de un autor malintencionado podría llegar a desencadenar en nuestra, todo hay que decirlo, no muy brillante sociedad. Y que conste que soy un gran amante de los libros, que creo firmemente en la necesidad de la lectura y colaboro todo lo que puedo para difundirla, pero, insisto, no creo en los libros de autoayuda. La curación para este tipo de males está en uno mismo, en su interior y es ahí donde hay que buscar (aunque si a alguien un libro le puede ayudar, bienvenido sea, pero no seamos ni confiados ni ilusos).

Toda esta parrafada venía a cuento de unos de los primeros libros del tan en boga autor de libros de autoayuda Jorge Bucay, "Déjame que te cuente". Para criticar hay que conocer, así que lo leí. Se trata de una colección de cuentos (50 en total) que un terapeuta, Jorge, cuenta a su paciente, Demián, a lo largo de las diferentes sesiones a las que éste se somete, y que sirven para explicar diversos aspectos de las entrañas mentales del hombre. Unos son más complejos y otros más simples. En conjunto el libro está bien y se lee con facilidad. Destacaría los siguientes cuentos:"El elefante encadenado", "El tesoro enterrado","Buscando a Buda","El círculo del noventa y nueve","Por una jarra de vino".
Está bien leerlo, siempre que esperemos de él pasar un buen rato y aprender algo sobre nosostros mismos o tal vez sobre los demás. Pero no pretendamos ir más allá. La alegría de vivir sale de dentro de cada uno de nosotros, no de un libro.

1 comentario:

  1. Acerca de Jorge Bucay al que tengo el placer de haber leído en ciertas ocasiones, aunque no libros sino artículo, me gustaría destacar algunas frases suyas como: "No basta con los sueños, no basta con las ilusiones, no basta con el deseo y con los proyectos... Pero sin ellos no hay camino". Seguiré poniendo algunas reflexiones suyas que creo merecen la pena leer. Un abrazo hermanito8

    ResponderEliminar