lunes, 21 de marzo de 2011

Homenaje a Josefina Aldecoa


El día 16 de marzo nos dejaba una gran escritora y mejor aún pedagoga y maestra, Josefina Aldecoa. En el día mundial de la poesía y con la primavera recién comenzada, sirvan estas líneas de homenaje y gratitud:

En la Normal teníamos un profesor muy aficionado a las arengas. Ponía los ojos en blanco cuando nos hablaba de la importancia de nuestra función como educadoras.

«La joya más preciosa carece de valor si la comparamos con un niño. La planta más hermosa es sólo una pincelada de verdor; la máquina más complicada es imperfecta al lado de ese pequeño ser que piensa, ríe y llora., Y ese ser maravilloso, ese hombre en potencia ante el cual se doblega la Naturaleza, os ha sido confiado, mejor dicho, os será confiado a vosotras...»

Don Ernesto se llamaba, y parecía que su misión no era otra que la de insuflarnos el entusiasmo que nuestra profesión nos iba a exigir. Muchas veces me he acordado de él. He rememorado con amargura o con humor aquellas ampulosas afirmaciones suyas:

«La patria, la sociedad, los padres, esperan de vosotras el milagro, la chispa que encienda la inteligencia y forje el carácter de esos futuros ciudadanos...»


Josefina Aldecoa. Historia de una maestra (Septiembre 1990).



1 comentario:

  1. ¡Qué gran mujer la Aldecoa!
    Todo un ejemplo a seguir :-)

    ResponderEliminar