viernes, 21 de diciembre de 2012

El sentimiento negativo


"...Sé que con suerte te vas a morir una vez. Así que procura no morirte más veces por el camino. No hay nada pero que esa gente que se va muriendo antes de morirse del todo... El día que dejes de decidir, ese día, cuidado, porque la habrás palmado un poco. Ten siempre más proyectos que recuerdos, es la única forma que conozco de mantenerse joven. Olvídate de la patraña esa de ser feliz, ya te puedes dar con un canto en los dientes si llegas a ser el único dueño de tus propias expectativas".

Si soy sincero he leído el libro de Risto Mejide porque me lo regalaron, nunca (aunque ya se sabe que “nunca” es una palabra peligrosa), se me hubiera ocurrido comprar un libro de este autor. Pero también he de reconocer, no sé si para mi vergüenza y escarnio, que veo esos programas de televisión descafeinados de aspirantes a artista de la música pachanguera donde interviene como jurado el autor en cuestión. Y quien sabe, quizá me gusta como interviene, por ser una copia descafeinada del Doctor Gregory House con ciertos exabruptos ingeniosos que me hacen reír.
Centrándome en el libro “El sentimiento negativo” es para mí aburrido y bastante convencional. Te deja una sensación de que las páginas del libro parecen haber sido arrancadas de algún diario personal de una adolescente. Reflexiones un tanto manidas, rebeldes de boquilla, inocentonas, que vierten por lo general una sensiblería un tanto pueril, con sobredosis de estrógenos. Y con fragmentos morbosos sin más.
Puedo afirmar tras la lectura del libro, que el Risto Mejide autor sale perdiendo con respecto al Risto Mejide televisivo, a no ser que lo compares con un libro de crucigramas o a uno de esos poetas de bar que te escriben pareados en las servilletas manchadas de café. Y eso que desde el principio trata de llamar la atención como sea: portadas al revés, conteo de páginas a la inversa, páginas que se leen de lado, continuos juegos de palabras, llamadas al lector, autoconciencia del patetismo, reivindicación del propio libro…
El paso de los días me ha llevado a conocer a más personas, y por supuesto a leer más libros, y me llego a plantear la siguiente cuestión: ¿se asemeja el nivel intelectual de un libro y el nivel intelectual de la persona que te lo regala?... No puedo afirmar totalmente esto, porque como en todas la afirmaciones hay que tener en cuenta las excepciones,  pero sí tengo la certeza que guarda, al menos, una pequeña relación. Así que recuerda, qué libro te regalan y quién te lo regala.

1 comentario:

  1. Ya veo que el libro es pobre (te lo anticipé), pero la entrada está muy bien, me ha gustado mucho. Y la reflexión final me ha hecho pensar y creo que tienes mucha razón. Sólo espero que quien te regaló el libro no lea opinaRed, jeje. Abrazos

    ResponderEliminar